Tecnología

Australia solicita a los administradores de las aplicaciones de citas que mejoren las medidas de seguridad contra la violencia sexual

Canberra, Australia — El gobierno australiano dijo el lunes que la industria de aplicaciones de citas debe mejorar sus medidas de seguridad o se verá obligada a hacerlo a través de una ley, en respuesta a un informe que concluyó que tres de cada cuatro usuarios australianos sufren alguna forma de violencia sexual a través de las plataformas.

La ministra de Comunicaciones, Michelle Rowland, dijo que las compañías populares de citas como Tinder, Bumble y Hinge tienen hasta el 30 de junio para desarrollar un código voluntario de conducta que aborde las preocupaciones sobre la seguridad de los usuarios.

El código podría incluir mejoras en la interacción con las fuerzas de seguridad, apoyo a usuarios en riesgo, mejoras en las políticas y prácticas de seguridad y ofrecer más transparencia sobre riesgos, indicó.

Sin embargo, Rowland añadió que si no se mejoran lo suficiente los estándares de seguridad, el gobierno empleará regulación y legislación para imponer los cambios.

“Lo que queremos hacer en este sector no es sofocar la innovación, sino equilibrar los riesgos”, dijo a la prensa.

Una investigación del Instituto Australiano de Criminología publicada el año pasado concluyó que tres de cada cuatro usuarios de sitios o apps de citas había experimentado alguna clase de violencia sexual en esas plataformas en los cinco años hasta 2021.

“Las citas por internet son en realidad la forma más popular para que los australianos conozcan a gente nueva y formen nuevas relaciones”, dijo Rowland.

“Al gobierno le preocupan las tasas de acoso sexual, lenguaje abusivo y amenazante, imágenes sexuales no solicitadas y violencia facilitada por estas plataformas”, agregó la ministra.

La Asociación de la Industria Australiana de la Información, que representa al sector de tecnologías de la información y la comunicación en Australia pero no a los servicios de citas, elogió la estrategia del gobierno y señaló que era “muy comedida”.

“Así es como el gobierno debe regular la tecnología”, dijo el director general de la asociación, Simon Bush. “Señalar que hay un problema, reunir a la industria y hacer que vean si pueden resolver estos problemas primero antes de pulsar el botón de la regulación”.

Match Group, que es propietario y opera los populares servicios de citas como Tinder, Hinge, Plenty of Fish y OK Cupid, dijo que seguirá trabajando con los reguladores y socios, incluido el Servicio de Policía de Queensland, Australia, y el grupo de convergencia australiano Women’s Services Network, para combatir la violencia de género y reforzar la seguridad en todas las plataformas.

“La seguridad guía todo lo que hacemos en Match Group y compartimos el compromiso del gobierno australiano para fortalecer la seguridad para los australianos”, dijo Match Group el martes en un comunicado.

“Esta es una conversación importante que no debe limitarse a una sola industria, sino extenderse para abordar estos problemas sistémicos que ocurren en todas partes, desde la vía pública hasta los lugares de trabajo y las plataformas de redes sociales, asegurando un enfoque holístico para tomar medidas enérgicas contra los abusadores y los malos actores”, añade el comunicado.

Bumble declinó hacer comentarios al respecto.

Kath Albury, experta en citas por internet en la Universidad de Tecnología de Swinburne, en Melbourne, señaló que entre las mejoras podría haber más claridad sobre el tiempo de respuesta a un usuario que ha reportado un contacto amenazante o no deseado.

“Una de las cosas que preocupa a los usuarios de las apps es la sensación de que las quejas se quedan en un vacío o hay una respuesta que parece automatizada o impersonal en un momento en el que se sienten bastante inseguros o angustiados”, explicó Albury.

Fuente

Publicaciones Relacionadas

Sentir calor o frío en la realidad virtual ya es posible con este dispositivo

Así son las nuevas estafas de criptomonedas a nombre de grandes empresas

La androide Sophia da su opinión acerca de quién dirigiría mejor el mundo, si un robot o un humano