Internacionales

Por qué las promesas de la OTAN a Ucrania suponen avance

Mientras se dirigía a la reunión de la OTAN en Vilna, un irritado Volodymyr Zelensky calificó de “absurdo y sin precedentes” que Ucrania no recibiera una promesa clara de rápida adhesión a la alianza. Si se trataba de un último intento de torcer el brazo, fracasó.

El comunicado final, como era de temer, hace referencia a la necesidad de que se cumplan las condiciones y de que los aliados se pongan de acuerdo, aunque evita fechas y plazos.

Eso puede haber alegrado a Vladimir Putin, siempre al acecho de signos de desunión occidental ante su sangrienta invasión de su vecino.

La realidad, sin embargo, es otra. Aunque la cumbre podría haber hecho más, y evitar la impresión de diferencias con Ucrania, infligió varios reveses al presidente de Rusia, con la promesa de muchos más por venir.

La primera derrota de Putin se debió a otra ampliación de la OTAN. El presidente de TurquíaRecep Tayyip Erdogan, ha declarado que retira sus objeciones a la adhesión de Suecia, lo que permitirá a este país seguir a su vecino nórdico, Finlandia, en la alianza.

Ello reforzará a los países bálticos y al Alto Norte, e inmovilizará más recursos de Putin en caso de que intente hacer daño a la OTAN en cualquier punto de su frontera.

Hasta ahora, Erdogan se ha mantenido equidistante entre Rusia y la OTAN. Tras su desafío a Putin a principios de semana, repatriando a algunos defensores ucranianos capturados en Mariupol, la concesión a Suecia marca un cambio. Una Turquía más vinculada a la alianza es una ventaja diplomática.

El Sr. Zelensky también consiguió más de lo que pensaba en un principio. La OTAN nunca iba a admitir a Ucrania mientras se estuvieran librando intensos combates, porque eso habría supuesto el riesgo de enfrentamientos directos entre Rusia y Occidente, lo que podría amenazar con una escalada nuclear. Pero a Ucrania se le ha ofrecido un proceso acelerado de adhesión una vez que termine la guerra.

Te puede interesar: Abogado Manuel Bordas aborda posibilidad de declarar disposiciones constitucionales como inconstitucionales

Recluso pide a Abinader mejores condiciones en cárceles del país

Cada Rincon Banner turismo

La Alianza ha acordado renunciar al requisito de que Ucrania pase por un arduo “plan de acción para la adhesión” antes de ser admitida. Aunque habría sido mejor una promesa de que la admisión se producirá rápidamente tras el cese de las hostilidades, esto también supone un paso adelante.

Pero eso no viene al caso. Por ahora, es poco probable que se produzcan verdaderas conversaciones de paz. De hecho, el hecho de que Rusia sepa que la OTAN no admitirá a Ucrania mientras dure la guerra le da un incentivo para seguir luchando.

Lo que cuenta no son tanto las condiciones para un hipotético ingreso en la OTAN en el futuro, sino un programa concreto y duradero para defender a Ucrania ahora mismo. Ahí es donde la cumbre ha hecho verdaderos progresos.

Se produjo en forma de un compromiso contundente por parte de los países del G7 (todos menos Japón son también miembros de la OTAN) para proporcionar a Ucrania más equipos de defensa, un mayor intercambio de inteligencia, programas de formación ampliados y similares.

Los miembros del G7 prometen que se tratará de un compromiso “duradero” y que cada país elaborará individualmente sus propias garantías de seguridad para Ucrania, que le proporcionarán una “fuerza sostenible capaz de defender a Ucrania ahora y disuadir la agresión rusa en el futuro”.

Cuantos más países se adhieran al compromiso, haciendo sus propias ofertas, mejor. Esto es importante porque ayuda a desengañar a Putin y a sus élites de la creencia de que la determinación occidental se desmoronará si sólo Rusia se aferra a ella.

Una forma de subrayar este mensaje sería convertir las promesas en leyes, como hizo el Congreso estadounidense en 1979 con la Ley de Relaciones con Taiwán. En ella se exige al presidente que ponga a disposición de Taiwán “los artículos de defensa y los servicios de defensa en la cantidad que sea necesaria para que Taiwán pueda mantener una capacidad de autodefensa suficiente”. 

Estados Unidos debería hacer lo mismo con Ucrania. Un futuro Congreso podría revocar dicha ley, pero la legislación pondría el listón más alto.

Mucho antes de las elecciones, los demócratas de Joe Biden deberían aprobar una ley de este tipo en el Senado, e instar a la Cámara de Representantes, liderada por los republicanos, a que también la vote. Vilnius era una oportunidad de oro para presentar algo realmente atractivo. En parte lo ha conseguido. Es hora de terminar el trabajo.

Fuente: Infobae

Fuente

Publicaciones Relacionadas

Anuncia celebración del Festival del Libro y la Cultura en octubre y noviembre en NY

Papa Francisco visita santuario de Fátima acogido por multitud

Un sismo de magnitud 3,9 sacude Paraguay sin causar daños o heridos