Salud

El manejo de Covid-19 antes y después –

imagen

El autor es ingeniero agrónomo. Reside en Santo Domingo

Actualmente la República Dominicana, más específicamente el Gran Santo Domingo, se encuentra afectada por la más grande ola de Covid-19 desde la llegada al país de dicha enfermedad en el mes de Marzo del 2020.

Nadie se podía imaginar que a más de un año de la llegada de Covid-19 al país, tendríamos un nuevo brote de dicha enfermedad viral  mortal, sin que al parecer se haya encontrado la fórmula de prevenir y controlar dicha enfermedad.

Definitivamente que algo no se ha hecho bien para que esto esté sucediendo, ya que hemos tenido tiempo más que suficiente para estudiar el virus SARS-COV-2, de tal manera que si no tenemos su cura  por lo menos pudiéramos detener su propagación.

A nivel de medios lo que se dice es que el pueblo no ha tomado las medidas de prevención para evitar y reducir el contagio, pero eso equivale a Ud. dejar que sus hijos se vayan para la calle y luego los culpa de haberse pervertido, cuando Ud. Sabía de antemano que eso era lo que iba a suceder.

He visto funcionarios de este gobierno ir a los medios y decir que en este gobierno a Covid-19 se le ha dado un manejo médico-científico, contrario al manejo político-electoral que le dio el pasado gobierno.

La  afirmación hecha por varios funcionarios  tiene  mitad verdad y mitad mentira,  porque si bien es cierto que el pasado gobierno usó  la pandemia para ayudar a su partido y  a su candidato a mejor su posicionamiento electoral, no menos cierto es que este gobierno no ha actuado apegado a lo netamente médico-científico en el manejo de esta pandemia.

Se procedió a abrir el país y su economía con una población desprotegida  de la vacuna y a sabiendas de que eso iba a disparar los niveles de Covid-19, solamente por el interés  de incentivar la economía.

El problema consiste en que el gobierno ha proyectado un crecimiento económico para el 2021 para justificar el sobre endeudamiento, a sabiendas de eso traería como consecuencia muchos muertos y enfermos de Covid-19.

Hasta que no tengamos la población vacunada no se puede hablar de crecimiento económico exagerado porque eso implicaría abrirle las puertas  a la covid-19.

Entendemos los esfuerzos que ha hecho el gobierno para conseguir vacunas en China y otros países, pero simultáneamente con el inicio de la vacunación era necesario mantener las restricciones  a la población para evitar el resurgimiento de ese enemigo mortal que se llama Covid-19.

Es cierto que crecimos en Abril  y Mayo como resultado de la apertura, pero ahora perderemos muchas vidas y la economía no crecerá en Junio ni tampoco en Julio por las restricciones impuestas; a eso agréguele los recursos que el gobierno y los ciudadanos vamos a perder durante dure este nuevo brote.

El gobierno debe ser más responsable y entender que mientras no logremos la inmunidad del rebaño no podemos abrir la economía de par en par y dejar en los ciudadanos la responsabilidad de auto protegerse.

Yo, particularmente, nunca me  he creído el cuento de la apertura sin inmunidad de rebaño, y por eso no he cambiado mi estilo de vida cuando se ha reabierto el país, aún ya teniendo una dosis de la vacuna Astrazeneca en mi cuerpo.

El mejor modelo es el asumido por el gobierno de Biden en USA, que a su llegada cerró aún más el país y empezó una vacunación agresiva que ha puesto a aquel país  por encima del 70% con por lo  menos una dosis de vacuna.

Si el gobierno no tenía  vacunas para aplicar a la población entonces el caballito de batalla tenía que ser la prevención, y no puede haber prevención en un país abierto con millones de gente haciendo Teteos en todos los lugares, como si ya estuvieran vacunados.

Ahora estamos cerrados y complicados y solo la vacunación nos puede salvar, pero si el gobierno deja que la población se vacune cuando quiera tendremos que volver a abrir la economía,  y los rebrotes seguirán hasta más allá del año entrante.

Al gobierno le está faltando carácter para manejar la doble crisis y si apuesta a la reapertura para estimular la economía  en vez de buscar dinero por otra vía y hacer hincapié en  el carácter obligatorio de la vacuna, aquí nos pasaremos el 2021 y el 2022 con este yoyo que cada día nos cuesta más vida y más dinero a la clase media y al pueblo.

Joseperez11279@hotamail.com

JPM

Fuente

Publicaciones Relacionadas

Beneficios de los arándanos para la salud, según la ciencia

Qué sabemos de la nueva cepa de coronavirus en Nigeria

América comienza Semana Santa con más cierres por repuntes de covid-19 –

%d bloggers like this: