Salud

¿Cómo es posible que la gripe haya casi desaparecido pero el coronavirus siga extendiéndose?

Por otro lado, se considera que la principal fuente de transmisión del virus de la gripe es mediante gotas más grandes, las cuales no llegan muy lejos (unos 2 metros) y caen al suelo relativamente más rápido al ser más pesadas.

Por lo tanto, para contagiarse con el virus de la gripe haría falta estar bastante cerca del individuo infectado, cosa que se evita en gran parte gracias a la distancia de seguridad que tantos países han implementado.

6. El coronavirus genera más superpropagadores

Se ha observado que el coronavirus genera más casos de superpropagadores que el virus de la gripe. Un superpropagador es un paciente que puede transmitir una infección a un gran número de personas en comparación con un paciente medio. Por lo general, las superpropagaciones son eventos que tienen un impacto significativo muy importante en cómo se expande una enfermedad.

Esto significa que el coronavirus puede propagarse rápida y fácilmente a muchísimas personas y provocar la propagación continua entre las personas a medida que el tiempo avanza.

7. Los asintomáticos

La infección por el coronavirus genera una gran cantidad de individuos sin síntomas que, al no saber que están infectados por el virus, siguen haciendo vida normal repartiendo el virus a otras personas –aunque luego los desarrollen–. De hecho, los últimos estudios indican que los individuos sin síntomas serían responsables de más de la mitad de los contagios por el coronavirus.

Es cierto que la infección por el virus de la gripe también produce infecciones asintomáticas pero la principal diferencia es que en estos casos suele suceder por la existencia de una inmunidad previa parcial al virus. Por lo tanto, aunque estos individuos estén infectados y puedan contagiar no lo hacen con la misma intensidad que los que tienen síntomas.

8. La infección por coronavirus podría evitar otras infecciones

La infección por coronavirus podría evitar la infección por otros virus en un fenómeno de interferencia viral. Muy resumidamente, en algunos casos la infección por un virus hace que sea más difícil que esa persona pueda infectarse con otro virus durante un tiempo determinado. Esto suele ocurrir porque en la primera infección se crea un “estado antiviral” que impide otras infecciones.

En resumen, aunque es posible que la pandemia haya afectado a la capacidad diagnóstica de los casos de gripe, la disminución en los casos de gripe es real y tiene una explicación lógica. Por lo tanto, atribuir el aumento de casos de covid-19 a gripes no diagnosticadas o pensar que las mascarillas dejan pasar a unos virus sí y a otros no es demasiado simplista y no refleja la complejidad real de la situación.

Fuente

Publicaciones Relacionadas

un futuro más allá del microscopio

En el referendo por las tres causales, todo el poder para las mujeres –

no busques más, son las legumbres

%d bloggers like this: