Comunidad Informativa
Salud

¿por qué afecta más a las personas mayores?

Estado de salud general 

Estudios recientes han mostrado cómo el coronavirus afecta a muchos órganos del cuerpo. Un completo análisis de la revista Science analizaba recientemente la progresión de la COVID-19 en pacientes hospitalizados, observando la afectación de distintos órganos: desde los pulmones, pasando por el hígado, el corazón y vasos sanguíneos, los riñones, los intestinos, los ojos e, incluso, el cerebro. Estos daños provocan síntomas insospechados en una enfermedad respiratoria, como diarrea, insuficiencia renal y/o hepática, conjuntivitis, alteración del olfato y el gusto, caída de la presión arterial, trombosis, e incluso derrames cerebrales. Aunque solo el 5 % de los pacientes a nivel global sufren alteraciones graves como estas, en números absolutos no resulta una cifra para nada despreciable. 

No es tanto la edad la que se asocia con el riesgo a sufrir estas alteraciones graves como el estado de salud general, porque las personas jóvenes pueden padecer enfermedades adyacentes, como mencionábamos al inicio del artículo, comorbilidades. Pero, como nos recuerda Quindós, lo que también es cierto es que un organismo más envejecido predispone a un peor funcionamiento de los órganos, lo que los hace más vulnerables a estas complicaciones. 

“Con la edad, no solo envejece el sistema inmunológico, sino también todo el resto de órganos. De mayores, vamos acumulando enfermedades que no tienen que ver con las infecciosas, pero que pueden favorecerlas”, explica. 

Cualquier enfermedad previa puede agravar algún tipo de infección, aunque lo que provoque sea una enfermedad respiratoria. Por ejemplo, la diabetes. Quindós continúa así: “Cualquier alteración endocrina, como ocurre en la diabetes, altera el sistema inmunológico porque provoca alteraciones en la fagocitosis (capacidad por la que las células inmunes engullen a otras células involucrada en la eliminación de patógenos); por otra parte, un problema de circulación puede impedir la ‘llegada’ de la respuesta defensiva a todos los lugares del cuerpo. Otro ejemplo: en el hígado se sintetizan muchas proteínas que participan en la respuesta inmunológica”, ilustra el microbiólogo. 

Y no olvidemos las enfermedades respiratorias, como el EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica). Por tanto, podríamos excluir muy pocas enfermedades de la lista de riesgos asociados a complicaciones de la COVID-19: cualquiera puede generar un entorno hostil en el organismo, que provoque que el cuerpo no esté en las mejores condiciones posibles para enfrentar al virus. Y estas condiciones empeoran naturalmente con la edad. 

Si el coronavirus también interviene negativamente en el funcionamiento de los órganos del cuerpo, como apuntábamos señalando el informe de la revista Science, la mala salud previa crearía un escenario muy poco favorable, que empeoraría aún más la evolución de la enfermedad, en una especie de círculo vicioso. 

Fuente

Publicaciones Relacionadas

¿Qué tan malo puede ser la pérdida de masa muscular? – Periódico El Caribe

Comunidad Informativa

OPS/OMS aconsejan a RD no bajar la guardia en lucha contra la COVID-19

Comunidad Informativa

BOLETIN 47: Reportan ocho nuevas muertes por Covid-19 en la RD y otros 245 casos

Comunidad Informativa