Comunidad Informativa
Interes

2019-nCoV, el coronavirus pone a prueba los sistemas de salud


Al igual que otros virus respiratorios, como los causantes de la gripe y el resfriado, el coronavirus entra en el organismo por vía aérea, infecta las células del tracto respiratorio y desencadena una respuesta inflamatoria de defensa. Esto implica la producción de líquido en los alveolos y los bronquios, lo cual da lugar a la tos y la dificultad respiratoria. Si el sistema inmune no controla la infección, esta se difunde y puede producir una insuficiencia respiratoria y un shock séptico a veces fatales.

Los síntomas por infección del 2019-nCoV incluyen fiebre alta y persistente, dolor muscular, fatiga, la citada dificultad para respirar y la presencia de infiltrados neumónicos invasivos –inflamación bronquial– en los pulmones, que se detecta mediante radiografías. Para prevenir la propagación del coronavirus se recomiendan las medidas estándar contra otras infecciones de esta clase: lavarse las manos regularmente, cubrirse la boca y la nariz al toser y estornudar, cocinar bien la carne y los huevos y evitar el contacto con quien presente síntomas de enfermedades respiratorias, como tos y estornudos.

La OMS ha publicado directrices para que los sistemas sanitarios sepan atajar la epidemia de coronavirus, que desde el 11 de febrero tiene nombre oficial: COVID-19, acrónimo de coronavirus disease (enfermedad en inglés). Incluyen la forma de controlar y tratar a los pacientes, los métodos de análisis de muestras, el manejo de la infección en centros de salud, cómo garantizar los suministros adecuados y el modo de comunicar al público las novedades. La amenaza no es para tomársela a broma, y por eso la OMS declaró una emergencia internacional a finales de enero. Su director general, el etíope Tedros Adhanom, justificó la decisión por la posibilidad de que el agente patógeno se propague por los países con los sistemas de salud más débiles.

Es la sexta vez que la OMS toma este tipo de medida. Ya lo hizo con la epidemia de gripe porcina de 2009; el resurgimiento del poliovirus (causante de la polio) en Pakistán en 2014, que se extendió a otros países de Oriente Medio; la crisis del ébola de 2014 en la República Democrática del Congo; la epidemia del virus del Zika en 2016 y durante el nuevo brote de ébola en 2018. Para declarar la alerta sanitaria internacional se tienen en cuenta cuatro criterios: la repercusión grave en la salud pública; que sea una enfermedad inusitada o imprevista; que exista riesgo de propagación internacional; y que implique el riesgo de imponer restricciones internacionales a los viajes o al comercio.



Fuente

Publicaciones Relacionadas

¿Qué es el efecto Mozart?

Comunidad Informativa

¿qué portada te gusta más?

Comunidad Informativa

¿Verdad o timo? 10 superalimentos a examen

Comunidad Informativa