Deportes MLB

Vuelven los Bucks de los 100 puntos en Indianápolis



Los Milwaukee Bucks recuperaron el tono en el que se están moviendo la mayoría del año. El de aplastar a los rivales, sean quienes sean y jueguen donde jueguen. Los Indiana Pacers pagaron los platos rotos de la derrota en Miami, uno de los peores partidos de los de Wisconsin en lo que va de temporada. Esta vez volvieron a la senda que les caracteriza, especialmente en la segunda parte, cuando abrieron camino de verdad y machacaron a los locales. Al final consiguieron superar la barrera de los 100 puntos, algo que habían dejado de hacer en sus dos últimos encuentros después de enlazar la tercera mejor racha de la historia de la NBA (83 partidos).

El partido empezó muy bien para los Bucks, que ya ganaban 11-33 en menos de diez minutos. Pero lo que parecía un paseo se torció en el segundo cuarto en cuanto dejaron de entrarles los triples. 0/8 firmaron en el segundo parcial y los Pacers lo aprovecharon para llegar al descanso a sólo dos puntos de desventaja (56-58). Al la vuelta del vestuario lograron empatar la contienda por primera vez, pero en ese momento ya estaban jugando sin Malcolm Brogdon, que se marchó al vestuario con dolor en la cadera. Oladipo también se perdió el partido y los locales empezaron a hacer la goma. Un 2-15 de parcial puso a su rival con una ventaja de 14 puntos que ya nunca más bajó de los dobles dígitos, llegando a aumentar hasta los 28 tantos minutos antes del final del encuentro.

Los Bucks, que dieron descanso a George Hill y Kyle Korver, basaron esta vez mucho más su potencial en anotar cerca del aro. Acabaron el encuentro con un 28,3% de acierto en el triple y, curiosamente, quien peor estuvo fue su pívot, Brook Lopez: 3 puntos (1/6 en tiros) y 5 rebotes en 25 minutos. Cosas del baloncesto moderno. En la otra cara de la moneda estuvo, evidentemente, Anteto (29+12+6), pero también Middleton, Bledsoe, Matthews y DiVincenzo, que con sus 19 puntos desde el banquillo igualó su mejor marca anotadora.

Los Bucks tienen ahora una minigira por el Oeste que es mini en número de partidos, tres, pero maxi en importancia. Mañana visitan a los Lakers y el lunes Denver en back-to-back tras jugar el domingo en Phoenix. Lo de mañana parecerá una final anticipada, como no podía ser de otra manera. Veremos cómo se lo toman ambos conjuntos y veremos si los Bucks salen bien parados de esta aventura, porque si es así su objetivo de alcanzar las 70 victorias puede estar en su mano. Aún se pueden permitir perder tres partidos más y en lo que queda de marzo, minigira aparte, sólo tienen dos encuentros fuera de casa (Washington y Dallas). Así que dos victorias en Los Ángeles y Denver les situarían en el camino claro hacia el número mágico en temporada regular: 70.



Fuente

Publicaciones Relacionadas

Kike Hernández irá al mercado con una cosa en mente: encontrar un lugar para jugar a diario

Giannis, tras destrozar a los Lakers: "No debería estar aquí"

Kawhi frena en seco a Doncic

%d bloggers like this: