Comunidad Informativa
Deportes

“Machete” Maldonado: de una bonificación de solo $10,000 como novato a figura titular con los Astros

Si el puertorriqueño Carlos Correa es el líder indiscutible de la ofensiva de los Astros en estos playoffs, su compatriota Martín “Machete” Maldonado ha sido la mente maestra detrás del plato al dirigir exitosamente a un núcleo de lanzadores jóvenes durante toda la campaña.

El receptor de 33 años, nativo de Naguabo, ha firmado una excelente temporada en la receptoría al comandar con precisión a los brazos novatos de los Astros en la postemporada, incluyendo a Framber Valdez y Christian Javier, más los relevistas Blake Taylor, Enoli Paredes, Andre Scrubb y Brooks Raley. Resuena su trabajo aún más cuando Houston no cuentan con su as veterano Justin Verlander, y otros experimentados como Brad Peacock y Roberto Ozuna, más la partida del estelar Gerrit Cole a los Yankees de Nueva York.

Houston estaba a una victoria el sábado de avanzar a la Serie Mundial por tercera vez en los últimos cuatro años, luego de recuperarse de una desventaja de 3-0 en la Serie de Campeonato de la Liga Americana ante Tampa Bay. Y aunque Correa se ha llevado la mayoría del crédito por su labor ofensiva en medio de la impresionante remontada, Maldonado permanece como el héroe anónimo.

“El más valioso es Maldonado. Nada de Correa u otros. Ha cogido ese elenco monticular de novatos y los ha puesto a producir. Se ha consagrado en la serie. Sigue los pasos de los receptores de nosotros como Iván Rodríguez, Eliseo Rodríguez, Benito Santiago y Yadier Molina”, dijo el veterano mentor Mako Oliveras, quien dirigió a Maldonado en los Indios de Mayagüez de la pelota invernal, en entrevista con El Nuevo Día.

Quién lo hubiera pensado en el 2004, cuando Maldonado no perfilaba como prospecto entre los jugadores boricuas en el draft de ese año.

Con 17 años, Maldonado fue seleccionado en la ronda número 27, turno número 803, por los Angels de Los Ángeles.

Oliveras recuerda que después de su firma en las Grandes Ligas con un bono de apenas $10,000, los Indios lo reclutaron. En un partido contra los Gigantes en Carolina y Oliveras le dio su primer turno en la pelota invernal.

Martín Maldonado, junto al jardinero Luis Rivera, cuando firmó en 2004 con los Indios de Mayaguez. (JOSE RODRIGUEZ)

“Lo pusimos a batear primero para que rompiera (el hielo). El papá lo estaba viendo detrás en las gradas. No le hizo swing a ningún pitcheo. Cuando regresó al dugout y le preguntamos qué paso, nos dijo con su frenillo que ‘no le salían las manos’. Fue un vacilón para nosotros. Poco tiempo después, se quedó con la receptoría de los Indios. Es un cátcher defensivo, con brazo y bloqueo, con destreza para llamar el juego. Poco a poco, fue soltando sus manos para batear. No es nada ‘wow’ pero se defiende”, relató Oliveras.

Milwaukee lo rescata

Maldonado encontró refugio en la pelota profesional puertorriqueña mientras buscaba un espacio en los Angels, quienes lo dejaron libre en 2007. Ese mismo año, logró un acuerdo con los Brewers de Milwaukee y no fue hasta el 2011 que hizo su debut en las Grandes Ligas. Apenas jugó en tres partidos. En 2012 todo cambió. A sus 25 años, comenzó en 58 partidos de los 78 que jugó como reserva del receptor titular Jonathan Lucroy. Tuvo un porcentaje de fildeo de .900 con siete errores, más sacó fuera a 15 corredores en intentos de robos para un porcentaje de 32%. En 2015, sacó a 18 de los 29 corredores que intentaron robarle en 74 partidos para un 38%. En 2016, fusiló a 20 en 30 intentos.

Maldonado con los Brewers de Milwaukee en 2012. (Mike McGinnis)

Guante de Oro de vuelta a L.A.

Los Angels se percataron del desarrollo de Maldonado en Milwaukee y en 2016 realizaron un cambio para adquirirlo de vuelta. Y el 2017 fue el gran año del boricua, ganando su primer y único Guanto de Oro en la Liga Americana. En 137 partidos, lideró las Mayores en porcentaje de corredores sacados fuera con 38.7%, más un .998 en fildeo.

“Es otro tipo de Yadier Molina. No le corren ni a él tampoco. Frena la ofensiva del equipo contrario a la hora de correr”, comentó Oliveras.

A mediados de la campaña de 2018, Los Ángeles canjeó a Maldonado a los Astros para ser la reserva del veterano receptor Brian McCann. En 2019, firmó como agente libre con los Royas de Kansas City para luego ser cambiado a los Cubs de Chicago para una corta estadía que lo llevó de vuelta a los Astros. Compartió la receptoría con Robinson Chirinos.

Maldonado durante su temporada de Guante de Oro con los Angels en 2017. (Elaine Thompson)

En 2020, rechazó otras ofertas para quedarse en Houston con un pacto de dos años y $7 millones. En una temporada acortada por la pandemia de COVID-19, promedió .215 con seis jonrones y 24 carreras remolcadas. En un punto de la temporada de 60 juegos, lideró a los Astros en carreras impulsadas.

En la receptoría, estuvo detrás del plato durante 46 de los 60 partidos. Con Maldonado, los lanzadores de los Astros se combinaron para efectividad de 3.95. Tuvo un promedio defensivo de .995 y sacó un 32% de los corredores que le salieron a robar bases.

Pero su verdadero brillo ha sido en esta postemporada para unos Astros que entraron con marca perdedora (29-31) en la expansión de ocho a 16 equipos participantes, bajo la sombra del escándalo del robo de señales durante la temporada de 2017, revelado por un informe de la oficina del Comisionado a principios de año.

“Estoy sumamente orgullo y contento de la labor que ha hecho. Para mí es el rey detrás del trono. El pitcheo es el 80 por ciento del juego y Martín lo está elevando a un 90”, indicó Oliveras.

Su compañeros también alaban su maestría, incluyendo al abridor Lance McCullers Jr.

“Quizás no pase, pero él debe ser el Jugador Más Valioso de nuestra temporada. En mi opinión, fue el JMV de la Serie Divisional (contra los Athletics de Oakland), en la ronda de comodines, y continúa siendo probablemente el jugador más subestimado de nuestro personal. En la actualidad, todo se trata de los número ofensivos. Pero cuando tienes a alguien a quien puedes confiar, a alguien que sabe cómo llevar el ritmo del juego, de frenarlo hasta elevarlo, cuando reta al dirigente para ganar, es simplemente la roca de este equipo y lo admiro mucho”, dijo McCullers Jr.

Fuente

Publicaciones Relacionadas

Rajon Rondo: Exrival convertido en el perfecto aliado de LeBron James en los playoffs

Los Astros esperan haber dejado atrás todo el escándalo

Los Blazers, 'franquicia maldita' para los jugadores españoles

A %d blogueros les gusta esto: