Comunidad Informativa
Deportes MLB

Los Sixers también ganan sin Embiid a unos erráticos Celtics



No pintaba bien el problema en el dedo anular de la mano izquierda de Joel Embiid y ayer se supo que el camerunés pasará por el quirófano. La versión oficial de los Sixers es que se revisará su estado en un plazo de entre una y dos semanas, pero la realidad es que su baja puede alargarse por un plaza de hasta ocho, lo que llevaría a los Sixers hasta marzo sin su gran estrella. Un golpe durísimo para un equipo que es un puro altibajo (con tendencia al bajo dadas las expectativas de inicio de temporada) pero que puede aprovechar estas semanas para reagruparse y reencontrarse sin su estrella. Al fin y al cabo y de cara a los playoffs, Embiid (si está sano, claro) es su única gran certeza. Todo el resto de su historia en esta temporada 2019-20 está por escribir.

Después de cuatro derrotas seguidas con muy malas sensaciones fuera de casa (donde están 7-12) han sumado dos victorias en Philadelphia (18-2) que les dan un respiro y una inyección de optimismo. Sobre todo esta segunda, un 109-98 muy convincente ante los Celtics, en plena digestión de las malas noticias sobre Embiid y después de verse 15 puntos por detrás (33-48) tras un inicio en el que los Celtics parecían incapaces de fallar (anotaron sus cinco primeros triples). Pero la realidad es que los de Stevens están en un momento delicado, han encadenado por primera vez tres derrotas y solo sacan una victoria y media (25-11 por 25-14) a los propios Sixers, un equipo cuyas rutas son imposibles de cartografiar pero que sigue siendo, mientras no se caiga definitivamente, un peso pesado de cara a los playoffs. A pesar de los pesares, está 7-4 contra el resto de los cocos del Este. Y 3-0 ya contra unos Celtics, la gran rivalidad histórica del Este y un equipo que hace no tanto le tenían comida la moral y contra el que cierra serie de Regular Season en Boston el 1 de febrero. Para entonces lo normal es que Embiid todavía no esté de vuelta… aunque sí podrían haber llegado los refuerzos que se buscan en el mercado invernal. El objetivo, tiradores.

Sin Embiid, Brett Brown fue creativo y usó en tramos de partido a Ben Simmons (19 puntos, 9 rebotes) como pívot. Al Horford (17+8 y 6 asistencias) y Tobias Harris (16+7) entendieron rápido qué espacio y cuota de responsabilidad tenían que asumir y Josh Richardson ejerció de ejecutor (29 y 7 asistencias) en un último cuarto en el que el partido estuvo vivo (96-94) hasta un 9-0 (105-94) que desembocó en los últimos 90 segundos. Para entonces, los Celtics ya se habían quedado sin fuelle, con malas actuaciones en el tiro de Tatum (9 puntos) y Hayward (8) y pésima de Jaylen Brown (6 puntos, 2/12). Solo tiraron del carro, al menos en anotación, Smart (24 puntos) y un Kemba Walker (26) que dio el susto de la noche a los verdes por un problema, precisamente mientras caían las noticias sobre Embiid, en el dedo de una mano.

Cuando llegó la hora de la verdad, el ataque de los Celtics se redujo a una sufrida sucesión de unos contra uno que metieron a los de Stevens, mucho más livianos, en el cepo de los Sixers, que se sacudieron las malas noticias y las malas sensaciones, todo a la vez, con una remontada brillante ante su gran rival histórico y uno de los equipos contra los que tiene que medir su verdadero nivel. Y al que domina 3-0. Veremos como sigue todo, y más en lo que viene sin Joel Embiid, para un equipo con el que, hasta ahora, ha sido imposible saber qué esperar. Es la hora de descubrirlo.

 



Fuente

Publicaciones Relacionadas

Marc Gasol: "Mi juego es una bendición y una maldición"

Simplificarán los Juegos Olímpicos de Tokio

Cachorros de Chicago a un paso de coronarse campeón de la MLB

A %d blogueros les gusta esto: