Comunidad Informativa
Deportes MLB

La curiosa historia de Robert McNamara y Chewbacca



La Universidad de California, en Berkeley, anunció este 1 de mayo el fallecimiento del exjugador de baloncesto, Mark Robert McNamara a los 60 años, que se había producido el 27 de abril. McNamara llevaba diez luchando con una afección respiratoria rara y diversos problemas cardiacos. McNamara participó en el rodaje de La guerra de las galaxias haciendo de Chewbacca; fue campeón de la NBA en su temporada de novato (1982-83) como suplente de Moses Malone en los Sixers de Filadelfia; jugó en la NBA otras ocho temporadas en cinco equipos (286 partidos), incluidos los Lakers; y jugó después en España, en el Caja de Ronda de Málaga, el Juver Murcia y el Real Madrid.

Los problemas de salud le acompañaron toda la vida, ya en Málaga, cuando dejó el Caja de Ronda sin avisar, alegó motivos de salud al margen de sus desencuentros con el club. También padeció problemas estomacales en 1990-91 en Murcia, durante su mejor temporada en la ACB: promedió 22 puntos y casi 13 rebotes en 14 encuentros ligueros. Al inicio del curso siguiente, el 24 de septiembre de 1991, George Karl lo contrató para el Real Madrid como sustituto temporal del lesionado Ricky Brown. McNamara disputó solo siete encuentros de la ACB con el Madrid, con una media de 15 minutos en pista y 5,8 puntos. Su contrato de tres meses, por el que cobró 21 millones de pesetas, 3 por partido, fue calificado de ruinoso para la entidad.

El fichaje de Mark McNamara, de 2,11 m y nacido en San José (California) el 8 de junio de 1959, fue celebrado por la prensa en España. Llegaba Chewbacca, el personaje emblemático de La guerra de las galaxias, referente en la saga escrita por George Lucas. Se daba por seguro que McNamara era quien se escondía bajo el disfraz del wookie galáctico, pero McNamara no aparecía en los créditos de las películas. Para entonces, su trayectoria deportiva estaba ya eclipsada bajo una de las leyendas urbanas más curiosas del deporte.

La prensa española aseguraba en sus portadas como el extranjero contratado por el club blanco para sustituir al lesionado Ricky Brown, había participado en el rodaje de ‘Star Wars’ interpretando a Chewbacca. El peludo personaje, leal compañero de Han Solo, era emblemático en las películas escritas por George Lucas. El curioso rumor, que ya circulaba meses antes, cuando el pívot jugaba en las filas del Juver Murcia, nunca fue aclarado del todo. El jugador siempre fue discreto con la anécdota y su silencio al llegar a España alimentó aún más el bulo. Pero, ¿qué hubo de cierto en aquella historia?. Si alguien busca el nombre de Mark McNamara en los créditos de las películas no lo encontrará. Tampoco en las fichas técnicas de las mismas. A pesar de ello, y como suele pasar con muchas leyendas urbanas, el ‘enigma McNamara’ tenía una base real ocurrida años atrás

Esta es la historia. En junio de 1979, con tres meses de retraso por culpa de un incendio durante la filmación de ‘El resplandor’ de Kubrick, comenzó en el mismo set el rodaje de ‘El Imperio Contraataca’. Era la secuela de ‘La Guerra de las Galaxias’, aquel maravilloso film heredero de los seriales televisivos, que en 1977 había arrasado en taquilla y cambiando para siempre la forma de entender el cine de ciencia-ficción. Con un desorbitado presupuesto inicial de más de 18 millones de dólares, la mayor parte de la nueva entrega se estaba rodando en los estudios Elstree de Londres, aunque en el mes de marzo, bajo una gran tormenta de nieve, se habían filmado secuencias en las heladas tierras de Finse en Noruega. Una grabación muy dura para todo el equipo, especialmente para los actores que interpretaban sus personajes bajo la incomodidad del maquillaje y las inclemencias climatológicas. Peter Mayhew era uno de los protagonistas. El carismático actor británico, que sufría de un terrible gigantismo que convertía su cuerpo en una torre de 2,22 metros de estatura, interpretaba a Chewbacca. Mayhew soportaba altas temperaturas tras una máscara y un traje integral que pesaba más de ocho kilos. Un atuendo cubierto de pelaje lanoso de Yak (rumiante asiático) y mechones de cabra de angora, que precisaba de al menos 20 minutos hasta poder ser colocado correctamente.

Añadiendo dificultad a su incómodo disfraz y por exigencias de guión, Mayhew debía cargar con una marioneta del androide C-3PO a sus espaldas. Durante una de las escenas que transcurren en los decorados de ‘La Ciudad de las Nubes’ en Elstree, el actor se desmayó perdiendo el conocimiento. “Rodábamos corriendo sobre un suelo resbaladizo. De repente todo se volvió negro y cuando recobré el conocimiento todos se preocuparon más por ver si la marioneta se había roto que por mí. Afortunadamente en las siguientes películas mejoraron el traje e incorporaron un sistema de refrigeración interna”, afirmó Peter Mayhew, el actor británico que ha encarnado a Chewbacca en cinco películas diferentes, y cuyo fallecimiento convierte esta historia en más curiosa todavía, porque sucedió el 30 de abril de 2019, casi exactamente un año antes que McNamara. Para rizar el rizo, el actor que ha dado vida al personaje en las últimas películas de Star Wars es Joonas Suotamo y también fue jugador de baloncesto. Su imagen abre este artículo.

Tras ser reconocido por los médicos, Mayhew guardó reposo por prescripción médica y el rodaje se paralizó durante días. Irvin Kershner, director de la película, valoró la posibilidad de sustituir a Mayhew por un doble. Los retrasos agobiaban a George Lucas, que había pedido un importante crédito bancario para poder financiar la película. No tardaron en probar a un joven de 20 años al que eligieron por su gran estatura. Era Mark Robert McNamara, un jugador de baloncesto de la Universidad de Santa Clara que se había presentado al casting por recomendación de su prima, doble de la actriz Carrie Fisher. McNamara se enfundó temporalmente en la piel del mítico personaje y rodó varias escenas que nunca se incluyeron en el montaje final de la película. Los productores no encontraron en el sustituto el movimiento corporal deseado. Se notaba demasiado que el joven que había detrás de todo aquel pelo andaba y gesticulaba de forma diferente a la de Mayhew. Disconforme con el resultado, Irvin Kershner, un meticuloso cineasta que había sido profesor de Spielberg y Lucas en la escuela de cine de la University Southern California, ordenó repetir con el actor original ya recuperado, todas las escenas grabadas por su doble. “En el rodaje probaron a McNamara pero no funcionó. Es normal, tengo el cuerpo de un gigante y camino de un modo determinado, y aunque con la edad he encogido un poco, todavía mido más de 2,10 m”, recordaba Peter Mayhew en una entrevista concedida a la revista especializada ‘Scifiworld’ en 2013.

Aunque McNamara no consiguiera aparecer finalmente en ‘El Imperio Contraataca’, la mejor película de toda la saga galáctica, sí logró algunos papeles como doble de acción en producciones vinculadas al universo de George Lucas, como ‘The Battle for Endor’ (1985), una película para televisión que exprimía el éxito de los populares ewoks.

Con el paso de los años, Mark McNamara ha vivido apartado de su leyenda en las frías tierras de Alaska, donde se ganaba la vida editando documentales sobre naturaleza. Una profesión en la que se curtió cubriendo las retransmisiones de la NBA en televisión, cuando ya se había retirado de las canchas. Lejos quedan los días en los que su nombre estuvo ligado al ‘wookie’ más querido por los fans de ‘Star Wars’. En 2009 se le diagnosticó una enfermedad pulmonar crónica que al final ha terminado con su vida. Le recomendaron cesar su actividad física y tuvo que renunciar a una prometedora carrera como entrenador en la NBA.

El 17 de diciembre de 2015, Rober McNamara concedió a AS una entrevista en la que habla sobre su paso por el Real Madrid, explica sus problemas de salud y, sobre todo, termina de aclarar cuál fue su auténtica relación entre él y el personaje de Chewbacca. La reproducimos entera a continuación. 

Nuestro protagonista jugó en el Real Madrid (1991-92) tras participar en el rodaje de Star Wars e interpretar a Chewbacca. Compartió con AS sus anécdotas deportivas y cinéfilas.

Hablemos de su paso por el Real Madrid, ¿qué recuerdos guarda de aquella etapa en el equipo blanco?

Mis recuerdos en el Real Madrid son geniales. Tuve mucha suerte de jugar mis últimos partidos de baloncesto profesional con un equipo tan bueno. José Luis Llorente y su familia cuidaron de mí y de mi primo Peter. Estaré siempre en deuda con él. Mis compañeros fueron geniales y estoy orgulloso de haber formado parte del Real Madrid.

¿Cómo fue trabajar bajo las órdenes de George Karl en una etapa algo complicada para el Real Madrid?

George es un entrenador muy inteligente y conoce bien el juego. Adaptarse a la política y los medios en Madrid fue su mayor reto. Jugar para el entrenador Karl fue una experiencia de aprendizaje muy buena para mí.

Han pasado veinticinco años desde que se marchó de España, ¿mantiene el contacto con algún compañero del pasado?

A pesar de mi breve estancia en Madrid considero a José Llorente como uno mis mejores amigos. Al mismo nivel que John Paxson, con el que coincidí en la NBA. ¡Fernando Romay es un tío genial! Me gustaba mucho jugar con él. Nosotros, los pívots, nos tenemos que mantener unidos.

Romay tiene mucho sentido del humor, ¿alguna anécdota?

Mi primo Peter y yo hicimos una divertida película casera parecida a las de James Bond (con la cámara de vídeo de George Karl) y varios de mis compañeros de equipo aparecían en ella, incluido Fernando. Es un gran actor (risas).

No todos los jugadores pueden decir que han formado parte de los Lakers, ¿presume mucho?

Fue un gran privilegio jugar con ellos. El haber nacido en California lo hizo aún más especial. Era el final del “Showtime” de los Lakers y fuimos a las Finales de la NBA. Jugué durante el último año de Kareem y llegué a jugar con Magic y el resto. Pat Riley era un gran entrenador.

En los Raptors trabajó como ayudante del cuerpo técnico, ¿le hubiera gustado ser entrenador de la NBA?

George Karl me dio la primera oportunidad de entrenar y esto hizo que mi carrera como técnico comenzara en el baloncesto profesional. Al retirarme como jugador, dediqué más de 5 años para aprender el oficio. Trabajé con Shaq, David Robinson, varios pívots del Real Madrid, etc. Me hicieron muchas ofertas, pero empecé a ponerme muy enfermo. Entrenar en la NBA hubiera sido un auténtico reto y una gran experiencia vital.

En 2009 le fue diagnosticada una enfermedad pulmonar crónica por la que dejó el banquillo, ¿cómo se encuentra su estado de salud actualmente?

A mis 56 años, mi salud está lejos de ser perfecta, pero se ha estabilizado gracias a una magnífica atención médica. Tengo ‘alfa 1 antitripsina’, una deficiencia en la proteína que protege mis pulmones.

No podemos pasar por alto su experiencia en el cine, ¿cómo acaba un jugador de la NBA en el set de rodaje de Star Wars?

Mi prima Chris Bowers estaba trabajando como doble de acción de la actriz Carrie Fisher y escuchó que necesitaban a alguien que midiese más de 2 metros para hacer de Chewbacca. La gente de Star Wars me llamó. Todo se hizo con mucho secretismo.

Le contrataron para doblar a Peter Mayhew, el actor de 2,22 metros que siempre interpretó a Chewbacca. En ‘El Imperio Contraataca’ tuvo que ser sustituido temporalmente, ¿tenía problemas de salud?

Peter Mayhew tenía algunas limitaciones físicas por lo que siempre me tenían preparado para entrar a escena cuando él lo necesitara, pero a Peter le fue bien y yo simplemente me alegro de haber podido estar allí.

‘El Retorno del Jedi’ fue rodada en escenarios naturales ubicados en California durante los meses de verano ¿trabajar con el traje de Chewbacca en esas condiciones no fue un infierno?

Podía hacer mucho calor con los disfraces que llevé en ambas películas en las que trabajé, pero no era un gran problema.

¿Qué detalles recuerda sobre la producción?

Recuerdo sobretodo a George Lucas haciéndose cargo de gran parte del rodaje de ‘El Retorno del Jedi’. Llegué a conocer a Harrison Ford y es muy buena persona. Comí con él en la cafetería y realmente me gustó. Conocí a todas las personas involucradas en la película y fue una gran experiencia. Era gente con mucho talento.

Muchas personas se habrán interesado por sus anécdotas sobre Star Wars, pero ¿no le molesta que le pregunten sólo por esa faceta de su trayectoria teniendo tantas cosas que decir como antiguo jugador de la NBA?

Cuando terminaba de jugar, iba por todo el país a hablar en campamentos de baloncesto. Les hablaba de todos los entrenadores y jugadores famosos con los que había trabajado, los campeonatos de la NBA, etc. Pero cuando al final llegaba el turno de preguntas y respuestas casi ¡todas las cuestiones estaban relacionadas con Star Wars! No me molesta. Me resulta divertido.

Actualmente trabaja en Alaska editando documentales, ¿le resultó útil su experiencia en televisión editando partidos de la NBA?

En la NBA llegó el auge de la edición de video cuando ya era entrenador. Un amigo de los New York Knicks me introdujo en este mundo. Una historia graciosa es que cuando regresé de Madrid, hice una parada en Nueva York y ¡editamos nuestra película de James Bond en el estudio de los Knicks!

¿Tiene previsto ir al estreno de ‘Star Wars: El despertar de la Fuerza’?

Como a la mayoría de la gente me encantan las películas de la saga de Star Wars y no puedo esperar a ver la nueva entrega.



Fuente

Publicaciones Relacionadas

INTRANT celebra el Día Mundial de la Bicicleta junto a otras organizaciones

LITIS – Platini reclamará salarios atrasados a la UEFA

Posible anuncio sobre la reanudación de las ligas profesionales

A %d blogueros les gusta esto: