Comunidad Informativa
Deportes MLB

David Blatt: "¿Jordan y LeBron? Jordan no se centraba en él"



Que David Blatt salió por la puerta de atrás de los Cavaliers es un hecho. Como lo es que a la franquicia le fue mejor sin él. Al menos, en lo que se refiere a títulos. El técnico, criado en la cultura europea, llegaba a la NBA tras conquistar la Euroliga con el Maccabi, un bronce olímpio en Londres como entrenador de la selección rusa y dos medallas en Europeos, bronce en 2011 y oro en 2007, en esa final de Madrid en la que el aro escupió de dentro el tiro de Pau Gasol que habría dado a España su primer título continental.

El buen currículum venía como experimento, dada la no muy repetitiva costumbre de traer entrenadores criados en Europa a una competición que tiene una manera muy personal (y a veces muy personalista) de hacer las cosas. El ejemplo más claro fue George Karl, que emigró hacia el otro lado del Atlántico para entrenar a, entre otros, el Real Madrid, y luego regresó a Estados Unidos para dirigir a esos añorados Sonics de Gary Payton, Sahwn Kempt y compañía, luego dar el salto a los Bucks de Ray Allen y Sam Cassell y por último pasar por los Nuggets de Carmelo. Blatt tuvo que luchar contra viento y marea en su llegada, teniendo el papelón de entrenar a un jugador que años antes no había tenido reparos en ir al despacho de Pat Riley para que sustituyera a Erik Spoelstra (con un ‘no’ como respuesta) y la exigencia de ganar el anillo con una plantilla que tenía jugadores como Kevin Love o los siempre difíciles de llevar Kyrie Irving o J.R Smith.

Los problemas llegaron con la presión añadida, impuesta por el mismo, de entrenar a LeBron, ese ser uinidimensional que tenía por aquel entonces la Liga más que en el bolsillo y sumaba cuatro Finales y dos títulos en el último lustro. El libro de Brian Windhorst y Dave McMenamin sobre LeBron (Retur of The King) cuando éste consiguió el anillo en 2016, ya con Tyron Lue en el banquillo, relataba como Blatt bajaba la cabeza cuando se cruzaba con LeBron, negándose a culparle de acciones defensivas obvias y llevándose algunos de sus asistentes las manos en la cabeza ante determinadas charlas. Incluido un Lue que no tuvo reparos en abroncar a James delante de todos por su poco esfuerzo defensivo en la primera charla de equipo que tuvieron tras la marcha de Blatt, que ha pasado por el Darusaffaka y el Olynmpiacos antes de dejar el baloncesto aquejado de esclerósis múltiple.

La eterna palabrería que se genera en torno a cualquier estrella envolvió también a LeBron, señalado como el culpable de la destitución del ténico ruso, uno de los mejores a nivel europeo de la última década. Blatt no se cansó de repetir eso de que él o era un entrenador de primer año (“I’m not a rookie coach“), pero la realidad es que no supo la gestión derivada de su cargo, algo para lo que no todos están preparados, sobre todo teniendo que encontrar el equilibrio entre las exigencias de una directiva encabezada por David Griffin y las de un jugador como James y todo lo que ello supone.

Blatt no parece haber olvidado su experiencia en los banquillos de la NBA y parece guardar cierto rencor hacia LeBron. Con el tema de Jordan candente y la continua comparativa que la gente busca entre la eterna (y eternizada) figura del dominador de los 90 y El Rey, el ruso se ha querido pronunciar… y lo ha hecho con recado incluido para su ex pupilo. “Michael Jordan es más grande que LeBron James. Ganó la mayoría de los campeonatos con un solo equipo y no se centró en el ‘yo’ sino en el ‘nosotros‘”, aseguraba el técnico, que también reconocía que en términos de “habilidad e influencia, ambos están incluidos entre los cinco mejores jugadores de la historia“.

Nadie sabe la influencia real que tuvo LeBron en el despido de Blatt, pero está claro que el alero se sintió más cómodo con Lue en pista, que contaba además con el favor del resto de la plantilla. Eso sí, la temporada de Blatt no fue mala en absoluto si nos centramos en los resultados: los Cavs consiguieron un récord de 53-29 y avanzaron a las Finales, donde llegaron a ir 2-1 arriba ante los Warriors. Acabaron cediendo con muchas lesiones y a pesar del superlativo esfuerzo de LeBron (35,8 puntos, 13,3 rebotes, 8,8 asistencias). Blatt sería destituido cuando los Cavs llevaban un récord de 30-11 insuficiente para muchos y sin practicar un gran juego pero, sobre todo, con problemas notorios con un entorno de LeBron queno le quería (un clásico) y una plantilla cada vez más favorable a Lue, que lo sustituyó en el banquillo. Unos meses más tarde, ya se sabe, El Rey llevó a Ohio el primer anillo de su historia. Y al final, eso es lo que acabaremos recordando.



Fuente

Publicaciones Relacionadas

La LAI se prepara para comenzar su próxima temporada deportiva a principios de 2021

Los Santeros alcanzan su primer triunfo en la ‘burbuja’ del BSN

Venden tarjeta de LeBron James por casi dos millones de dólares   

A %d blogueros les gusta esto: