Comunidad Informativa
Interes

El Re- como núcleo de una obra


Imagen: PlayStation.

 

La epopeya de Gilgamesh es considerada la primera narrativa escrita de la historia, en ella se nos narra la historia de Gilgamesh, rey de Uruk, y su mejor amigo -antes enemigo- Endiku. Tras un combate se embarca con Endiku en la búsqueda de aventuras; se encontrarán ante una serie de desafíos que pondrán a prueba sus habilidades y Gilgamesh se enfrentará a un sentimiento completamente nuevo, el de la pérdida y muerte. Tras una serie de intentos fallidos, Gilgamesh pudo reunirse brevemente con su amante y descubrir el significado de la muerte y su irreversibilidad.

A dos horas de terminar el juego ni se me pasaba por la cabeza que Death Stranding, ni muchos videojuegos, fueran literatura. Me equivoqué, vaya que si me equivoqué.

Como hemos visto con Platón, hemos nacido con el Gilgamesh ya leído, todos, incluido tú querido lector. Aún a riesgo de equivocarme, estoy seguro de que Hideo Kojima no ha leído el Gilgamesh aún, pero Death Stranding tiene una gran parte de su legado dentro de él.

Lo que nos demuestran ambas obras es el que ser humano, por su propia condición, no es capaz de desconectar y hemos de darnos cuenta de algo más importante todavía. Kojima jamás habló de conectar, sino de reconectar. De volver a conectar.

Las conexiones siempre han estado ahí, él nunca ha querido que busquemos estímulos nuevos, sino que redescubramos los que tenemos frente a nosotros. No importan las distancias ni las barreras siempre que tengamos un punto desde el que reconectar.
Death Stranding no busca que seamos amigos de él, sino que escribamos a nuestra Amelie, que llamemos a Fragile más a menudo, que quedemos más con Deadman… En definitiva, Kojima nos lega un futuro más que posible -dejando a un lado los BTs y demás seres paranormales- en el que puede que todo no esté perdido mientras tengamos a quienes nos hacen ser quiénes somos, y disfrutemos juntos del invierno nuclear.

Se trata de algo nuevo, un AAA que también tiene un fuerte componente de autoría independiente. Un título que establece nuevos caminos y arriesga en cada esquina, un progreso remarcable en un mundo de cajas de loot. Una obra en la que se juega constantemente con la ironía de vivir una historia basada en recuperar los vínculos con la humanidad pero que, al mismo tiempo, pasaremos en solitario la mayor parte del tiempo.

Una persona muy especial me dijo una vez que, jamás actuaba de un modo en el que no fuese ella misma. Esa forma de pensar le había acarreado tener un número de vínculos reducido, pero eso sí, logró tener unos imperecederos y con los cuales siempre podría reconectar cuando quisiese. Reconectar contigo mismo.

Por lo que nada en la vida es solo ha o ka, todo en esta vida siempre será RE-: Reconectar, reconstruir, reintentar y recordar.



Fuente

Publicaciones Relacionadas

Un test para detectar el coronavirus a pie de calle y en menos de una hora

¿qué portada te gusta más?

Resuelto el misterio de la expansión del universo

A %d blogueros les gusta esto: